AutoCad, el programa que deben dominar todos los futuros arquitectos

Según nos vamos aproximando al final del curso escolar, son muchos los estudiantes que están en la tesitura de decidir el tipo de estudios que quieren cursar. La arquitectura sigue siendo una de las opciones más demandadas, pero también temida por su alta exigencia. Por suerte, existen programas que ayudan a automatizar la mayoría de las tareas, siendo el AutoCad uno de los más utilizados.

Muchos jóvenes han tomado la decisión de convertirse en arquitectos. Otros aún pueden estar inquietos o esperando calificaciones que les permitan aprender algo que desean desesperadamente. No obstante, si tu decisión es dedicarte a la arquitectura, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta: Tendrás que usar AutoCad ininterrumpidamente durante muchos años.

Por ese motivo ¿Tiene lógica optimizar su destreza en este programa para hacer el mismo trabajo en menos tiempo y tener más tiempo libre? ¿Es recomendable conocer bien este programa, incluso antes de iniciar la carrera, para así ir un paso por delante una vez comiencen los estudios? Y para quienes ya se encuentran estudiando o acaban de terminar ¿Es imprescindible dominar a la perfección esta herramienta para poder dibujar más y aumentar su salario o facturación? La respuesta es evidente, ¡CLARO!

En AutoCad se puede hacer prácticamente de todo y hay veces que muchos arquitectos recién salidos de las facultades se limitan a las herramientas básicas. Esto se debe a que no disponen del conocimiento completo de como sacarle el máximo provecho a una herramienta que puede ser la clave para ser un estudiante de matrícula y un profesional cotizado.

Puede haber funciones básicas como por ejemplo poner cotas de la forma deseada, que pueden llevar mucho tiempo; o por ejemplo editar imágenes dentro del propio CAD. Otro tipo de funciones son directamente ignoradas porque no se conoce en profundidad la herramienta y por tanto no se sabe que es posible llegar a hacer en Autocad algunas tareas complicadas para las que se suelen utilizar otros programas. Esa mezcla de programas repercute en una pérdida de calidad a la hora de imprimir los trabajos.

Quienes se hayan interesado alguna vez por la arquitectura puede que hayan visto a personas que dibujan muy rápido a través de comandos. Estas personas son muy rentables tanto si trabajan para una empresa como si trabajan como autónomos. Y es que dibujar rápido en arquitectura es un valor diferencial.

Si de media un arquitecto se pasa 7 años 8 meses y 20 días de forma ininterrumpida a lo largo de su vida laboral dibujando en AutoCad estaría bien que ese tiempo estuviese optimizado o al menos reducirlo un poco. En otras palabras: optimización del tiempo.

Poseer una certificación específica garantiza una formación y un interés en la materia más allá de la que puede obtener cualquier arquitecto recién graduado. Esto es muy valorable a la hora de optar a diversos puestos de trabajo. Para ello existen cursos de AutoCad especializados que enseñan a utilizar este programa de forma mucho más profunda y eficiente de lo que se pueda aprender en cualquier escuela de Arquitectura.

En definitiva, al estudiar Autocad se consigue:

  • Ahorrar tiempo: Conocer a la perfección el programa y realizar las mismas tareas en menos tiempo.
  • Facturar más: Poder realizar más trabajos y por tanto cobrar más veces.
  • Mejorar el currículum: Tener formación extra donde otros arquitectos/ingenieros no la han adquirido. Esto supone un valor extra a la hora de optar a un empleo.
  • Libertad: No será necesario el uso de más programas porque se puede realizar TODO con Autocad. Los documentos no perderán calidad gráfica y se verán muy profesionales.
Ir arriba