Arquitectura e interiorismo en oficinas para conseguir un ambiente más agradable

arquitectura e interiorismo oficinas

De un tiempo a esta parte, las oficinas han dejado de ser ese lugar aburrido donde los trabajadores están durante muchas horas a lo largo del día para dar paso a espacios multifuncionales donde se busca la creatividad con la que mejorar la productividad y el confort de todos los allí presentes. Para conseguir este tipo de espacios, es casi «obligatorio» contar con un servicio de arquitectura e interiorismo, una empresa que se encargue de orientar y aportar ideas para sacar el máximo beneficio al espacio, siempre con el objetivo de convertirlo en una zona agradable para los empleados.

Cuando hablamos de arquitectura e interiorismo para una oficina, no solo se intenta mejorar el confort de los trabajadores, sino que también se busca crear un efecto positivo en los clientes que puedan venir a ella para que se sientan bien cuando la visiten. Pero también tiene una gran importancia para la salud de los empleados, ya que se busca crear entornos cómodos mediante el uso de mobiliarios ergonómicos. A todo lo comentado, hay que sumar que una oficina que cuente con un diseño agradable puede hacer que los empleados estén más satisfechos y que sea más fácil retener al talento.

Qué tener en cuenta en el interiorismo de oficinas

A la hora de llevar a cabo un proyecto de interiorismo y decoración pensado para la oficina, es primordial hacer un estudio previo para tener muy presentes las necesidades de cada uno de los departamentos. A partir de ahí, habría que tener algunas cosas en consideración con el fin de conseguir el lugar deseado para trabajar.

Mobiliario

A la hora de llevar a cabo cualquier proyecto de arquitectura e interiorismo para una oficina, el mobiliario es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. No hay que olvidar que los empleados pasarán muchas horas utilizando esos muebles cada día, por lo que estos deberían ser ergonómicos y estar adaptados a las tareas de cada trabajador. Para acertar con su elección, lo más recomendable es ponerse en manos de expertos que nos asesoren en todo momento.

Apostar por la domótica

La tecnología cada vez tiene más importante en cualquier proyecto de arquitectura, y las oficinas no iban a ser menos. El uso de tecnología domótica permite un mejor consumo energético, poniendo nuestro granito de arena para un mejor cuidado del medio ambiente. Dentro de este apartado nos encontramos el control de la iluminación, el control de la temperatura ambiente o los sistemas de seguridad.

Espacios colaborativos

En los últimos años, los espacios colaborativos han adquirido una gran importancia a la hora de desempeñar determinadas funciones en la empresa, y la arquitectura ha sabido adaptarse a estas necesidades. En la actualidad, las oficinas se conciben como grandes espacios abiertos que son capaces de adaptarse a las necesidades del momento y que facilitan la comunicación entre los trabajadores.

Acertar con la iluminación

La iluminación es otro de los aspectos más importante dentro de la arquitectura e interiorismo de cualquier oficina. Lo más recomendable es poder aprovechar al máximo la luz natural ya que tiene un efecto muy positivo cobre el ánimo de las personas. De ahí que la tendencia sea el apostar por grandes ventanales que permitan la máxima entrada de luz procedente del exterior.

Como no siempre es posible disfrutar de esa luz natural, también es importante contar con una buena iluminación artificial. En este caso, se debería apostar por el uso de luces LED que no generan calor, son más duraderas y consumen mucho menos energía.

Aquí lo más importante, es que todas las zonas de trabajo puedan contar con la iluminación adecuada para desempeñar el trabajo.

La acústica

Para mejorar la productividad, un buen acondicionamiento acústico es clave para evadirse del ruido exterior y poder concentrarse en la tarea asignada. Debido a su importancia, es necesario diseñar espacios tranquilos donde el ruido no sea un problema. El uso de mamparas o módulos pueden ayudar a crear zonas y evitar que las conversaciones pueden afectar a otros compañeros.

Lo más importante a la hora cambiar el interior de la oficina, es crear un espacio donde se busque mejorar el bienestar de los empleados para crear el mejor ambiente posible.

Sobre el autor

Scroll al inicio