Cubiertas de piscinas, la mejor opción para disfrutarla durante todo el año

Cada vez es más habitual que los hogares cuenten con su propia piscina donde poder relajarse y divertirse. Cuando hablamos de piscinas, a todo el mundo piensa en el verano y el buen tiempo, pero ¿por qué no alargar su uso durante todo el año? Esto que puede parecer una locura resulta muy sencillo de conseguir gracias a la instalación de cubiertas de piscina, una tendencia cada vez más demandada y que ofrece muchos beneficios a los hogares que deciden apostar por ella.

Agua más cálida para disfrutar de la piscina

El principal problema que nos encontramos en invierno a la hora de utilizar la piscina, son las bajas temperaturas de la época. Son muy pocos los valientes que se animan a darse un chapuzón cuando el termómetro roza los cero grados. Para dar solución a este problema, las cubiertas de piscinas son capaces de crear un micro clima en su interior, creando una zona de baño mucho más agradable.

Para crear este micro clima, se provechan del efecto invernadero, es decir, las cubiertas de piscina dejan entrar los rayos del sol, ayudando a calentar el agua y la zona de baño, pero impidiendo que ese calor salga al exterior. Gracias a todo esto, es posible disfrutar de un baño agradable y relajante durante los meses de más frío.

Ahora bien, os estaréis preguntando qué pasará en los meses de verano. La respuesta es muy sencilla, ya que existen cubiertas que se pueden abrir y cerrar dependiendo del momento. De esta forma, en verano se puede tener abiertas para evitar un exceso de calor, mientras que cuando la temperatura baja, se cerraría para beneficiarse de ese micro clima que se crea en su interior.

Agua más limpia durante todo el año

Una piscina abierta se expone a mucha suciedad, más en invierno con la caída de las hojas de los árboles. Tenerlas limpias supone dedicar mucho esfuerzo y tiempo. Ahora bien, gracias a las cubiertas de piscinas, estas se mantienen mucho más limpias, por lo que requiere de menos cuidados para disfrutarlas. Estos elementos las protegen de la acumulación de desechos, residuos y suciedad. Al estar más limpia el agua, también ahorraremos en dinero al utilizar menos productos químicos.

Evita la evaporación del agua y ahorra energía

Es normal que las piscinas pierdan agua, siendo la evaporación el principal motivo de ello, una pérdida que hay que reponer para seguir disfrutando de ella. Si se instala una cubierta, este problema se reducirá drásticamente, por lo que se necesitará menos agua para su mantenimiento, lo que se traduce en un importante ahorro económico en este sentido.

Mayor seguridad

Por último, pero no menos importante, hay que hablar de la seguridad que ofrecen estos elementos en los hogares, más cuando en ella viven niños de corta edad. Gracias a las cubiertas, nos aseguramos de que los pequeños o las mascotas no puedan caerse por error en el agua, lo que podría tener un desenlace trágico. Estos cerramientos suelen contar con sistemas de seguridad para que los más pequeños no puedan abrirlos.

Así que ya sabéis, en el caso de querer disfrutar de vuestra piscina durante todo el año, la instalación de cubiertas de piscina es la mejor de las opciones. Se puede observar que no es un lujo y que ofrece muchos beneficios. Solo es necesario elegir aquella que mejor se adapta a vuestras necesidades para sacar mayor partido a esta parte del hogar.

Ir arriba