El sueño de cualquier persona es poder contar con sus propios espacios de vida, conseguir ese lugar donde descansar, crear y poder cultivar la calma que tanto se necesita ante el estrés diario. Después de mucho ahorrar suelen presentarse las oportunidades y se logra adquirir la propiedad de nuestros sueños.

Sin embargo no todo acaba ahí. Los bienes inmuebles, como cualquier cosa material, se deterioran con el tiempo. Bien sea por filtraciones, polillas, termitas, algún desastre natural o una situación que se presente y que escape de nuestras manos. Las reformas siempre son necesarias y están a la orden del día.

Cuando se presentan estos inconvenientes es necesario actuar rápidamente para lograr preservar el hogar. Hay quien tiene la suerte de conocer el mundo de las reformas del hogar, hay quien no, pero en ambos casos se requiere solicitar un presupuesto para obra.

Observar bien es fundamental

Sea cual sea la situación en la que te encuentras: la del constructor y reformador experimentado o la del cliente sin conocimiento, en ambos casos es necesario observar bien el espacio que se va a trabajar.

Una apreciación exhaustiva y pausada garantiza que no se escape nada y que el presupuesto que se elabore sea lo más completo posible.

En caso de no tener conocimientos respecto de lo que implica hacer una reforma, es recomendable (y necesario) contar con un especialista que asesore en el asunto. Este puede ser contratado o solicitarse en comisión de servicio a la empresa que realizará los arreglos en la casa.

Procurar los mejores precios sin descuidar la calidad

Ahorrar dinero sin perder la calidad en los acabados y materiales es, quizá, lo más difícil de alcanzar, aunque no es imposible. Una de las estrategias clave para tal fin es no conformarse con una sola opinión y buscar varios distribuidores.

Suele ocurrir, y es más común de lo que parece, adquirir materiales de forma impulsiva y al darnos cuenta nos pasamos del presupuesto y no hemos cumplido con la lista de materiales que requiere la reforma. Resultado: nos quedamos cortos y no podemos cubrir la reforma.

Lo peor de todo es que después del gasto compulsivo, la gente visita otros proveedores y consigue precios mucho más económicos en los materiales necesarios. Conclusión general: si no tenemos experiencia, tenemos que desbloquear la situación buscando asesoría.

Nunca, pero nunca, debemos ir a un solo proveedor, siempre visitar varios, lo que garantizará un mejor aprovechamiento del presupuesto.

Siguiendo estos pequeños consejos, seguro que el dinero disponible para el presupuesto de las mejoras en casa se aprovecha de la mejor manera y con el dinero restante puedes darte el gusto de invertir en más mejoras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here