Dentro de la naturaleza, las cascadas son algunos de los elementos que más impresión suelen dar a las personas. Las podemos encontrar de muchos tamaños distintos, pero todas igual de impresionantes. Lo que no es habitual es que sea el hombre el encargado de crear una de estas cascadas. Recientemente en China han querido ir un poco más lejos construyendo una cascada de 100 metros, pero lo más curioso, es que ha sido en la fachada de un rascacielos. Aunque suene un poco raro, el proyecto ha hecho que este edificio sea uno de los más famosos del país y cuando esta cascada está en funcionamiento, se convierte en toda una belleza.

Cascada artificial

El edificio donde se ha construido esta cascada artificial en su fachada, lo podemos encontrar en la ciudad de Guiyang, capital de la provincia de Guizhou en el sudoeste de China. Para hacer realidad la cascada, se ha tenido que instalar 4 bombas de gran potencia para conseguir levantar el agua reciclada los 100 metros de altura antes de que caiga en cascada por el costado del edificio. Como podéis imaginar, no fue fácil su diseño, teniendo que hacer frente a grandes desafíos de ingeniería durante su construcción. El problema es que no siempre está en funcionamiento, ya que tener las cuatro bombas a pleno rendimiento supone un elevado coste en electricidad. Se estima que unos 100 dólares por hora. De ahí que solo se active en ocasiones especiales.

¿Proyecto vanidoso?

A pesar de lo impresionante del proyecto, no todo el mundo está igual de contento con él. Hay personas que están a favor y otras en contra, siendo el principal motivo de esto el tratarse de una obra vanidosa y extremadamente derrochadora. También los hay que opinan que no cuidan el medio ambiente, derrochando una gran cantidad de agua de forma innecesaria. Sus diseñadores se defienden afirmando que todo el agua es reciclada una y otra vez, de forma similar a lo que ocurre con el agua de las fuentes de los parques.

También te puede interesar:
The Tower, el nuevo edificio más alto del mundo

Construcciones de este tipo están favoreciendo un rápido crecimiento de Guiyang, una de las provincia más pobres del país. Ahora el gobierno quiere construir un gran centro de datos, lo que supone un importante impulso para la economía de la zona.

¡Parece que habrá muchos más rascacielos creativos y locos en Guiyang!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here