Hoy en día es muy habitual comprar una casa vieja y reformarla para convertirla en algo totalmente diferentes. Siempre se ha dicho, que las reformas salen más caras que hacerse una vivienda nueva, pero hay factores que influyen para decantarse por la reforma, como puede ser su ubicación o el valor sentimental que tenga esa vieja vivienda para su dueño. En el caso de hoy, os queremos hablar de una reforma que se ha llevado a cabo en una casa de los años 90 para convertirla en una casa moderna con un estilo muy particular.

Una casa con un diseño de galería de arte

Como hemos comentado al principio de nuestra entrada, hoy nos centraremos en una reforma llevada en una casa de los años 90 y a la que se le ha dado un estilo muy similar al que tiene las galerías de arte. Los encargados de llevar a cabo esta reforma ha sido el estudio de arquitectura SkB, que tuvieron que trabajar muy duro para cumplir con las exigencias de su cliente.

Para la reforma, se utilizaron líneas muy simples con colores neutros. Una vez que entramos dentro, justo a la derecha de la puerta de entrada, está ubicado el comedor. Aquí nos encontramos una sencilla mesa blanca frente a una gran ventana que ofrece unas bonitas vistas del jardín.

Justo al lado del comedor, está ubicada la cocina. Para su diseño, se optó por utilizar un espacio abierto que le permita una mejor comunicación con los espacios adyacentes. En su parte central, se ubicó una isla pensada para hacer vida en ella. La cocina cuenta con una gran puerta corredera de cristal, que además de permitir la entrada de luz natural, da acceso a una zona al aire libre. Esta zona es ideal para comer o cenar en ella cuando el tiempo lo permite.

Interior luminoso y espacioso

La reforma llevada a cabo, estuvo orientada en conseguir que la vivienda contara con una mejor iluminación, a la vez que fuese más espaciosa. Para conseguir esto, se apostó por las paredes de color blanco, un color que siempre provoca sensación de amplitud. También se instaló suelos de madera oscura transparente.

La casa cuenta con varias zonas exteriores separadas entre sí. Un ejemplo lo tenemos junto a la sala de estar, donde nos encontramos un patio trasero ideal para disfrutar de una velada tranquila.

El patio que hemos comentado anteriormente, cuenta con varios sillones de diseño y una chimenea de diseño colocados antes de unas escaleras que conducen al patio trasero.

Como no podía ser de otra forma, la casa cuenta con una piscina en su patio trasero que termina a pie de una pérgola que esconde dos esculturales sillas. La piscina, en vez de estar rodeada de césped, lo está de grava. Para proporcionar privacidad, la zona está rodeada de una valla de madera oscura.

Un interior de lujo

Vuelta al interior, nos encontramos con una lujosa sala de estar que comparte una chimenea de doble cara con una pequeña biblioteca.

En la planta principal de la casa, nos encontramos un dormitorio que cuenta con grandes ventanales que permiten que toda la habitación se llene de luz natural. Al mismo tiempo, esas ventanas proporcionan unas bonitas vistas del patio trasero.

Una sencilla escalera conduce al segundo piso de la casa, una zona muy iluminada gracias a los tragaluces y ventanas que hay en esa zona.

En el piso superior, también nos encontramos una zona al aire libre. Se trata de un pequeño balcón que cuenta con sillas de color rojo curvilíneas y cuyo suelo está forrado de madera.

¿Qué os ha parecido la reforma que se ha llevado a cabo sobre esta casa de los años 90? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here