El mundo de la arquitectura es tan amplio que en su interior se da cabida todo tipo de construcciones. Los rascacielos pueden ser las obras más impresionantes por la altura que llegan a alcanzar, pero hay otros muchos edificios de una gran belleza, tanto por fuera como por dentro. Es el caso del auditorio de Hamburgo que hoy os queremos mostrar. Un edificio moderno con un diseño muy llamativo pero que es en su interior donde nos encontramos lo más llamativo. Si quieres saber de qué se trata, sigue leyendo y descúbrelo por ti mismo.

Un edificio de cristal

Lo primero que nos llamará la atención cuando estemos frente a esta obra de arte, es sin duda su espectacular fachada compuesta por más de 1000 paneles de cristal que se encargan de reflejar la ciudad y que además cambian de color a la luz. El auditorio de Hamburgo se ha convertido en el edificio más alto de la ciudad. Además de su fachada, hay que destacar que ha sido levantado en un lugar mágico por encima del río Elba. Si os fijáis en su techo, este se asemeja a las formas que tienen las olas del mar. Toda una obra de ingeniería, aunque lo más importante lo encontramos en su interior.

Como no podía ser de otra forma, el auditorio de Hamburgo tienen su propio nombre, aunque nos puede resultar un poco complicado de pronunciar. Su nombre original es Elbphilharmonie, aunque nosotros nos referiremos a él como auditorio de Hamburgo, que nos resulta más sencillo.

El edificio tiene capacidad para 2100 personas y ha costado la friolera de 843 millones de dólares. El proyecto fue dirigido por los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron, creadores de otros famosos diseños en otras ciudades del mundo como Londres o Beijing. También se contó con el músico Yasuhisa Toyota, famoso por el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles, para conseguir la mejor acústica posible.

Paneles de algoritmos matemáticos

Como buen auditorio, la idea principal era conseguir la mejor acústica posible. Para ello, estos tres artistas idearon una impresionante hazaña de ingeniería basada en algoritmos matemáticos. Mediante estos algoritmos, se crearon los 10.000 paneles acústicos que recubre el techo y las paredes del auditorio.

Cada uno de estos paneles está formado por un millón de “células” en su interior que permite disfrutar de un sonido perfecto. Cada uno de estos paneles ocupaban una determinada posición para lograr un resultado final lo más impresionante posible.

¿Cómo funcionan estos algoritmos?

Para entender el funcionamiento de estos paneles, es muy importante conocer como se comportará el sonido al chocar con los materiales utilizados en su fabricación. Estos paneles están hechos de fibra de yeso, cuando las ondas del sonido golpean estos paneles, las células que hay en su interior dan forma al sonido.

Hay paneles que se encargan de absorber las ondas, mientras que otros las dispersan. Gracias a esta técnica, se consigue crear un sonido perfecto que se puede escuchar desde cualquier rincón del auditorio.

Cabe decir que las obras se alargaron durante siete años más de lo inicialmente previsto, lo que se tradujo en una ampliación del presupuesto de 82 millones de dólares.

Debe ser impresionante escuchar en su interior alguna de las principales obras de los músicos clásicos.

¿Qué os ha parecido este moderno auditorio de Hamburgo que os hemos mostrado? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Podéis ver más información sobre el auditorio de Hamburgo en Elbphilharmonie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here