¿Imaginas ver una película sentado sobre un lago cristalino? ¿o vivir en una urbanización flotante? Suena a imposible, pero gracias a los nuevos materiales y a las innovaciones arquitectónicas es posible y real. Os presentamos 6 ejemplos de arquitectura flotante que lo corroboran.

El nivel del mar está subiendo, y eso es un hecho. Por eso, numerosos arquitectos se vuelvan en las nuevas tecnologías para ganar espacio al mar y poder construir sobre él. Ole Scheeren o Koen Olthius son un ejemplo y han creado una arquitectura flotante real y factible. La mayoría de estas estructuras son sostenibles y soportan cambios de temperatura y subidas del nivel del mar. Sin embargo, todavía queda mucho que investigar. Estos son algunos de los ejemplos que arquitectura flotante actual.

6 impresionantes ejemplos de arquitectura flotante

Archipiélago Cinema, un cine flotante

Seguro que ni se os había pasado por la cabeza disfrutar de una película mientras flotáis sobre aguas tailandesas. Parece idílico y, realmente lo es. Y lo mejor es que es posible. Este cine flotante fue diseñado en 2014 por el arquitecto alemán Ole Scheeren. El arquitecto eligió como escenario de esta arquitectura flotante, las aguas cristalinas del lago Nai Pi Lae, en la isla de Kudu (Tailandia).

arquitectura flotante
Fuente: kromafilmagacine

También te puede interesar: El templo de Tailandia que parece que se ha caído del cielo

La pantalla de esta increíble sala de cine, se sostiene entre dos impresionantes columnas de roca natural que recogen el espacio y protegen la bahía. Lo más llamativo es que, además de impresionante, este cine es sostenible (y nunca mejor dicho) porque está realizado con materiales reciclables inspirados en las granjas de cultivo de langostas (muy típicas en esta zona del sudeste asiático). Por tanto, se trata de una estructura central y varias plataformas modulares que se unen a ella. Así, se facilita el montaje de este cine en fechas señaladas. ¿El primer gran evento en el que fue montado? Durante el festival de cine de la región.

The Ocean Flower, la flor del océano de las Maldivas

arquitectura-flotante
Fuente: Dutchdocklands

Solo tenéis que echar un vistazo a la fotografía para ver cómo ésta arquitectura flotante hace referencia a la flor típica de las Maldivas, no solo con su nombre, sino también con su forma floral. Esta maravilla arquitectónica fue obra de Koen Olthius y se encuentra en la parte más exclusiva de las Maldivas: el atolón de North Male. A sólo 20 minutos en barco de la capital y del aeropuerto internacional. Se trata de 185 espectaculares villas frente al mar, todas ellas con piscina privada, dormitorios de lujo y… Sí, habéis leído bien. Son villas, casas privadas, apartamentos. Nada de hotel de lujo. Por eso, si queréis disfrutar de una de ellas tendréis que encontrar alguna en alquiler o desembolsar más de dos millones de euros para hacerla vuestra legalmente.

El complejo no solo incluye los alojamientos sino que en esta flor podréis encontrar restaurantes submarinos, tiendas, un centro de buceo y un spa entre otras muchas sorpresas y servicios.

The float house river Kwai, un hotel flotante de lujo

arquitectura flotante
Fuente: the float house river kwai

Olvídate del coche porque a este complejo hotelero solo se llega en barca. Y es que, las habitaciones de este hotel están en pleno río de Kwai rodeadas de una verde selva espesa. Los alojamientos son ‘pequeños’ chalets privados con muebles de madera de teca y techos de paja. Solo tendrás que abrir las cortinas para encontrarte frente, o mejor dicho, sobre el río. En el hotel podrás disfrutar de la tranquilidad en estado puro, sin embargo, no penséis que esto os aleja de conocer rincones turísticos de Tailandia. Desde el hotel podréis visitar emplazamientos cercanos como la cascada Erawan o la cascada Saiyok, el cementerio de la guerra, la galería de Arte, el famoso puente sobre el río Kwai (Puente de la Muerte), el templo del tigre y el parque Nacional. Podéis encontrar más información y fotografías en su web oficial Thefloathouseriverkwai.com

También te puede interesar: Hoteles de siete estrellas ¿qué son y dónde están?

Amillarah, islas privadas flotantes

arquitectura-flotante
Fuente: Dutchdocklands

A veces, la realidad supera la ficción y si pensábais que la construcción de islas artificiales flotantes era imposible, mirad la fotografía anterior, porque es real. ¿Los ‘culpables’? La empresa holandesa Dutch Docklands, que desde 2005 se ha volcado en la arquitectura flotante inspirándose en la tradición de su pequeño país para ganar espacio al mar y aprovechar los canales, ríos y mares cercanos a las ciudades.

La división inmobiliaria de la casa de subastas Christie’s International Real Estate es la encargada de comercializar estas islas a medida para los bolsillos más holgados. Tan holgados que debes disponer de más de diez millones de euros para adquirir una. La gran innovación de este tipo de arquitectura flotante es que son islas a medida que pueden instalarse en cualquier parte del mundo. Eso sí, las tres localizaciones preferidas, por ahora son, cómo no: Maldivas, Dubai y Miami.

Exbury, un estudio flotante en forma de huevo

Este huevo, similar a los huevos de aves marinas, nace de la creatividad y ansias de tranquilidad del artista Stephen Turner y el talento y de los estudios de Perring arquitectura y SPUD. Como veis en la fotografía, es de madera por lo que se modifica ligeramente con las inclemencias del tiempo: lluvias, nieve, sol… ¿Y por qué se ha elegido este material y no otro que resista mejor a las circunstancias? Porque el artista asegura quiso plasmar la conexión entre la fauna, la flora y el clima. Así, el huevo irá cambiando como lo hace la flora y la fauna de la zona. Las dimensiones alcanzan los 6 por 3 metros anchura. La idea principal es que el huevo sea 100% sostenible por lo que en su interior no hay electricidad. La energía se obtiene a través de cargadores solares.

También te puede interesar: Alucinante casa en Teherán que gira hasta 90º para adaptarse al clima

arquitectura-flotante
Fuente: tallersmariavictrix

Pabellón de Rotterdam, el primer barrio flotante

Por circunstancias obvias, los holandeses son los reyes de la arquitectura flotante. ¿Una de sus últimas creaciones? el pabellón de Rotterdam. Se encuentra en el puerto de la ciudad y, aunque hoy se usa para convenciones y eventos, se inspira en la futura idea de barrios flotantes. Algunos de los materiales elegidos para su construcción han sido el papel de aluminio Etfe, un material más ligero que el vidrio. Esto le permite flotar y soportar, incluso, la subida repentina del nivel del mar.

arquitectura-flotante
Fuente: Flickr Ligthelm

¿Os imagináis vivir sobre el mar en uno de estos ejemplos de arquitectura flotante? Cuéntanos tu opinión sobre estas estructuras y si te parecen útiles para el futuro.

Dejar respuesta