En algún lugar de Londres, un edificio de unos 12 metros se ha arrancado a sí mismo de su base de piedra y se ha levantado hasta flotar más de 3 metros en el aire. Esta hazaña arquitectónica se encuentra en el London’s Covent Garden’s East Piazza, y es en realidad, una ilusión óptica elaborada por el artista y el diseñador Alex Chinneck, en la que el edificio parece flotar por arte de magia.

Él se inspiró para su obra, apodada Llevaos el rayo pero no me robeis el trueno“, de la rica herencia del edificio del mercado, sobre todo del modelado de la fachada y de la sensación de soberbia tan característica del edificio del Mercado. La estructura fue hecha a mano por completo de bloques de poliestireno de peso ligero de corte CNC que se hicieron para imitar la apariencia de la piedra, y luego se ensamblaron como un rompecabezas

Chinneck no es ajeno a las ilusiones arquitectónicas. Él tiene ya experiencia en darle la vuela a las casas e incluso en dejar desnudos edificios tan altos como los rascacielos. Si quieres ver más sobre el trabajo de Alex Chinneck (aparece en la última foto) no olvides entra en su web oficial.

Este edificio de Londres flota en el aire partido por la mitad 1 Este edificio de Londres flota en el aire partido por la mitad 2 Este edificio de Londres flota en el aire partido por la mitad 3 Este edificio de Londres flota en el aire partido por la mitad 4 Este edificio de Londres flota en el aire partido por la mitad 5 Este edificio de Londres flota en el aire partido por la mitad 6 Este edificio de Londres flota en el aire partido por la mitad 7 Este edificio de Londres flota en el aire partido por la mitad 8
¿Alguna vez habías visto otras obras de Alex Chinneck, el mago de la arquitectura? Coméntanoslo…

Dejar respuesta